Entradas correspondientes a la etiqueta 'Templos'

Ene 01

Templo de Lúxor: la tierra de los faraones

Hola de nuevo, hoy, en este recorrido por recintos arqueológicos de los 5 continentes, visitamos África. Este también fue un viaje muy importante para mí, ya que siempre he sido una gran aficionada del mundo de la egiptología y las pirámides. Así que hoy, os voy a contar mi visita al templo de Lúxor.

El templo de Lúxor se encuentra en Egipto, a orillas del Río Nilo, en lo que anteriormente se conocía como Tebas. Fue construido principalmente por la intervención de dos faraones: Amenhotep III y Ramsés II. Sin embargo, su gran importancia hizo que otros faraones como Tutankamón y Akenatón (Amenhotep IV) contribuyeran a su decoración y engrandecimiento.

El Templo de Lúxor fue construido entre los años 1400 y 1000 a.C. El templo, el edificio más importante del complejo, mide 260 metros de largo y está dedicado a Amón (dios del viento).

Templo de Lúxor

Este edificio es uno de los mejor conservados del Nuevo Imperio egipcio, por lo que es un lugar imprescindible para todos los aficionados y admiradores de la egiptología como yo. La estructura más impresionante es el Pilono, pirámide truncada que flanquea la entrada. Forma parte del conjunto denominado Antigua Tebas con sus necrópolis, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Cuando realicé este viaje, llegué desde el aeropuerto de el Cairo en un pequeño avión de una compañía nacional hasta Lúxor (antigua Tebas). El templo se encuentra en una gran explanada, así que agradecimos que fuese un día un poco nublado para evitar el intenso calor. Así que es muy importante si vais a visitarlo, que no olvidéis protección solar, gafas de sol y gorra o sombrero.

Además de Lúxor, también visitamos Karnak, ambos estaban unidos por un camino de unos 2 kilómetros rodeado de esfinges con cabeza de carnero, animal con el que se identifica al dios Amón; aunque por desgracia, hoy en día queda poco de esta gran avenida. Otro día os hablaré de Karnak, pero hoy quiero centrarme en Lúxor.

Lo primero que más me impresionó fue el obelisco, aunque es una pena que su gemelo haya sido saqueado y ahora se encuentre en París. Las columnas que se conservan dentro del templo de Lúxor también son impresionantes, porque nos dan una idea de la magnitud de esta infraestructura.

Columnas del templo de Lúxor

En los restos del primer patio del templo de Lúxor se encuentra la Mezquita de Abu el-Hagag. A varias horas del día, y sobre todo los viernes, la llamada al rezo del muecín resuena entre las columnatas de estas viejas ruinas de Tebas y es una experiencia casi mágica.

Como última recomendación os aconsejo que huyáis de los viajes organizados para poder disfrutar de Lúxor al completo. Nosotros nos quedamos hasta el anochecer y la verdad es que es un gran espectáculo ver todas las ruinas iluminadas.

En otra ocasión os hablaré del resto de recintos arqueológicos que pude visitar en Egipto, ya que es uno de mis países favoritos y lo visité en varias ocasiones antes de que la zona fuese tan inestable políticamente como ahora.