Entradas de la categoría 'Europa'

Viajes arqueológicos en Europa

Jun 06

Sagunto: los inicios de Roma en la Península Ibérica

Ya que en mi primer post os hablé de un lugar muy especial para mí, hoy quiere presentaros otro que se encuentra muy cerca de mi lugar de origen. Creo que fue visitando Sagunto cuando iba al colegio, cuando realmente me convencí de que la arqueología era mi verdadera vocación. A todos mis compañeros les horrorizaban aquellas visitas, mientras que a mí me encantaban.

Hoy os voy a hablar de Sagunto y su glorioso pasado romano, que por desgracia ha sido maltratado por las autoridades en ocasiones y nos han privado de un gran legado. Saguntum, anteriormente conocido como Arse, fue uno de los primeros puntos de contacto de la Península Ibérica con Roma. ¡Vamos a descubrirlo!

¿Cómo llegar a Sagunto?

Castilllo Sagunto

La ciudad de Sagunto se encuentra 20 kilómetros al norte de Valencia. La forma más fácil de llegar hasta allí es en avión, barco o tren hasta Valencia. Una vez que estés en la capital del Turia puedes alquilar un coche, el camino hasta Sagunto es una autovía en muy buen estado.

Otra alternativa es el tren de cercanías de la Estación del Norte de Valencia.

Historia de Sagunto

Calzada romana

El origen de Sagunto lo encontramos población ibera de Arse. Esta población en el año 219 a.C. fue destruida por las tropas del general Aníbal tras ocho meses de asedio feroz. Sin embargo, Roma reacción y en el año 214 a.C. conquistó la ciudad con las tropas de Cneo y Publio Escipión. Comenzando así una nueva época de prosperidad para Saguntum.

Sagunto recibió el nombramiento de “Municipium” y se comenzaron a construir el teatro, el foro, templos y otros edificios importantes. Durante más de cinco siglos Saguntum fue un ejemplo de romanización y fue de las últimas ciudades en caer tras el declive del Imperio Romano en el siglo V.

¿Qué ver en Sagunto? Yacimientos y restos arqueológicos

Teatro romano de Sagunto

El principal reclamo es el teatro romano. Se edificó en el siglo I d.C., en época del emperador Tiberio, aprovechando la pendiente del terreno. Tenía capacidad para unas 4.000 personas. En 1988 tuvo lugar una polémica remodelación que nos ha privado de poder contemplar todo el esplendor de este teatro, pero aun así sigue conservando el peso de una historia de veinte siglos a sus espaldas.

En el Carrer dels Horts de Sagunto podemos contemplar el único vestigio que queda del antiguo circo romano. Tenía capacidad para 15.000 – 20.000 espectadores y su construcción se realizó a mediados del siglo II d.C. Lo único que queda en pie es un conjunto de sillares de piedra caliza que corresponden a la puerta meridional, por donde se accedería a la tribuna principal.

El foro se encontraba en lo que hoy en día es la plaza mayor de la ciudad vieja. Podemos apreciar algunos restos integrados en las edificaciones de esta plaza, aunque tampoco se conserva mucho del foro.

En el patio de armas del castillo se encontraba otro foro monumental, del que hoy en día podemos ver muchos más restos. Entre ellos destaca una cisterna, de la que se conserva la estructura abovedada o los contrafuertes de un antiguo templo.

En la ciudad romana también había un puente, que formaba parte de la Via Augusta, del mismo solo se conservan dos bases en el actual lecho del río Palancia.

Pero esto no es todo lo que tienes que ver en Sagunto, su museo histórico en el que puedes observar piezas de las épocas íbera y romana. También se habla de un posible yacimiento bajo el agua en el Grau Vell con más de 30 barcos romanos.

Cisterna Sagunto

Sin duda visitar Sagunto vale la pena si te gusta la cultura romana y quieres conocer un poco más sobre la historia de la Península Ibérica y lo que fueron las grandes ciudades romanas.

Espero poder animaros con este artículo a visitar Sagunto, y si ya lo conocéis espero vuestros consejos y comentarios. ¡Hasta el próximo post!

May 10

Visitar la Acrópolis, el lugar más famoso de Atenas

Si hay un sitio imprescindible que personifica la antigua Grecia es la Acrópolis. Esta colina rocosa está coronada por el templo del Partenón dedicado a Atenea, diosa de la sabiduría y la guerra que plantó el primer olivo en este mismo lugar para fundar la ciudad de Atenas.

En una visita con mis padres a finales de febrero, experimentamos el clima cálido y soleado, lo que lo convierte en un momento ideal para visitar la Acrópolis antes de que el calor abrasador y las multitudes de verano abarroten Atenas.

Partenón

Había visitado la Acrópolis en un viaje anterior a Atenas para una conferencia de trabajo, pero no había podido verla en detalle. El sábado por la tarde caminé hacia arriba como lo había hecho antes, con la esperanza de fotografiar los templos antiguos en el resplandor dorado del sol de la tarde, pero quedé decepcionado al encontrar que el sitio cierra temprano a las 3 pm en invierno.

Sin temor, volvimos al día siguiente y trepamos por el sendero empinado serpenteando hasta la cima, las personas de edad un poco avanzada tienen que ir con bastante cautela ya que la roca está desgastada y resbaladiza en algunos lugares. Aunque el sitio es más plano en la parte superior hay muchos lugares donde el suelo es muy rocoso y desigual.

Pasando a través de la entrada de los Propileos, en la parte superior de los escalones teníamos nuestra primera vista del Partenón, el templo icónico dedicado a la diosa Atenea, a quien la ciudad de Atenas fue nombrada. Dentro del templo se erguía originalmente una estatua de oro y marfil de 12 metros de altura de Atenea, aunque se perdió en la época bizantina y sólo quedan copias.

Vistas de Atenas

Alrededor de la parte superior del templo hay un friso de todos los dioses que ahora está en el Museo de la Acrópolis, ya que la mayoría de las tallas de piedra original han sido reemplazadas con copias.

Un aspecto sorprendente del Partenón en aquella época era que gran parte de él se asemejaba a una obra, dominado por andamios y grúas, con una restauración en marcha. El templo parecía haber sido desmantelado en parte, con bloques de piedra y partes de columnas antiguas apiladas listas para ser izada. En otra zona cerca de la entrada, algunas de las piedras talladas que reemplazarán al friso podrían verse de cerca, apiladas como si estuvieran en un patio de madera.

Una vez que habíamos caminado alrededor de la parte delantera del Partenón, encontramos una vista libre del templo. En el punto más lejano de la roca, un área elevada proporcionó muchas oportunidades de selfie así como una vista de Atenas, extendiéndose sin fin hacia las montañas. Mientras mis padres se sentaron un rato en la sombra, fui a explorar el otro monumento principal, el Erechtheion que se encuentra en el lado norte de la roca de la Acrópolis.

Este templo fue construido en el lugar sagrado donde se dice que la diosa Atenea plantó el olivo, símbolo de Atenas que trae paz y prosperidad. El templo es más conocido por las cariátides, la hilera de doncellas con túnicas que sostienen el techo. Los que están aquí son copias, ya que los originales están en el Museo de la Acrópolis y una en el Museo Británico.

Cosas que tienes que saber para visitar la Acrópolis

Acrópolis

  • Alrededor del sitio hay letreros de información que te informan sobre cada templo. Si visitas la Acrópolis de forma independiente, puedes contratar a un guía registrado en la entrada si lo deseas.
  • No se puede entrar en ninguno de los edificios antiguos por lo que los más cercano que tendrás para hacer fotos son las escaleras.
  • Hay aseos en la parte superior de la roca de la Acrópolis, pero en ninguna parte podrás comprar bebidas o refrescos, por lo que debe por lo menos lleva un poco de agua.
  • La entrada es de 12 € por adulto, 6 € para los billetes reducidos (mayores de 65 años) y esto da la entrada a otros sitios durante 7 días.
  • En invierno (noviembre-marzo) el sitio abre 8.30-3pm y en verano 8 am-7pm. Estuvimos allí a finales de febrero cuando no estaba demasiado lleno, pero en verano me imagino que las multitudes son enormes, así que puede que quieras visitar temprano o más tarde en el día cuando los grupos de excursión se han ido a casa.

Espero que os haya gustado mi crónica de la Acrópolis, aunque es un lugar muy conocido al que muchos de vosotros seguro que ya habréis ido.

Feb 10

Consejos para visitar el Coliseo romano

El Coliseo romano, o también conocido como el Anfiteatro Flaviano, es el anfiteatro más grande del mundo romano. Mide casi 50 metros y es tan impresionante en persona como lo es en las fotografías. Podía acoger más de 50.000 personas.

El Anfiteatro Flaviano comenzó a construirse bajo el mandato del emperador Vespasiano (de la familia Flavius) en el año 72 DC y fue completado por Titus una década más tarde.

El Coliseo romano permaneció en uso durante 450 años, pero sufrió daños en un incendio en 217 dC y un terremoto en 443 dC. No mucho después, dejó de ser utilizado para las batallas de gladiadores o la caza de animales, posiblemente debido al surgimiento del cristianismo.

Interior del coliseo

El anfiteatro pronto fue utilizado para una multitud de cosas: una pequeña iglesia, un cementerio, viviendas, talleres y un castillo durante los próximos siglos.

En 1349, otro terremoto causó grandes daños al Coliseo romano, causando el colapso del lado exterior sur. Piedra y mármol fueron saqueados del Coliseo romano durante siglos y después del terremoto, gran parte de ellos fue utilizada para construir iglesias y otros edificios en Roma.

Incluso las abrazaderas de bronce fueron cortadas de las paredes, dejando agujeros que todavía se pueden ver hoy.

Consejos para visitar el Coliseo romano

Evite las colas

Coliseo

Hay varias maneras de evitar esperar en una cola LARGA. Primero, compra una visita guiada para que puedas saltarte las colas y obtendrás información adicional de un guía turístico.

En segundo lugar, comprar tu entrada por adelantado en la Colina Palatina ubicada en Via San Gregorio No. 30. Conseguirás así la entrada a la Colina Palatina y el Foro Romano también. Este es el camino a seguir si no seleccionas un tour.

También puedes comprar un billete cerca de la entrada del Coliseo, pero esa cola siempre será larga.

En tercer lugar, puedes utilizar el Roma Pass para visitar el Coliseo romano junto con muchos otros sitios.

En cuarto lugar, compra tu entrada online si las otras tres opciones no son atractivas para ti.

Llegar antes de las 8:30 am

El Coliseo abre sus puertas a las 8:30 am, así que te recomiendo visitar primero el Coliseo porque será un lugar que se llene mucho más de gente a lo largo del día.

Regresa por la noche

Coliseo de noche

La belleza del Coliseo romano debe ser visto por la noche. Si nada más, debe por lo menos visitar el Coliseo por la noche.

Metro

Recomendaría alojarse cerca del Coliseo o el centro histórico de Roma. Es un lugar fantástico. Tuve la suerte de conseguir una habitación en un pequeño B & B a la vuelta de la esquina del Coliseo. No hay nada mejor que caminar dos minutos para ver el Coliseo varias veces al día.

El sistema de metro de Roma es bastante bueno. Se puede caminar desde la estación de Termini, que tarda 15 minutos o seguir en la línea B y bajar en la estación de Colosseo, que está justo fuera del colosal Coliseo romano.

Otra información

Recreación del coliseo

El precio de la entrada es de 12 euros para la entrada al Coliseo romano, Colina Palatina y el Foro Romano. Recomendaría el Roma Pass si planeas estar en Roma por unos días. Cubre muchos museos y otros sitios.

Tendrás entrada gratuita a los dos primeros sitios arqueológicos (así que elige los más caro) o uno si seleccionas el pase de 48 horas; entrada gratuita a muchos museos; uso gratuito del sistema de metro; y descuentos en numerosas otras exposiciones.

Use buen calzado. Toda la zona es muy antigua y muchos de los caminos por dentro y por fuera son desiguales.

Agua – Bebe mucha agua. Lleva una botella siempre si vas a recorrer el área durante los meses de verano.

Espero que estos consejos te ayuden si estás pensando en visitar pronto el Coliseo romano, uno de mis recintos arqueológicos favoritos en el mundo.

 

Ene 05

Cómo ahorro en mis viajes: códigos descuento

¡Hola! Hoy os traigo un post un poco distinto, ya que no os voy a hablar de uno de mis viajes en particular, sino de cómo consigo hacerlos. Por fortuna, tanto mi marido como yo tenemos trabajo, que es algo que no todos pueden decir hoy en día; sin embargo, a todos nos viene bien ahorrar un poco. Yo hoy os voy a contar cómo ahorro en mis viajes.

Hace unos años viví en Londres y allí descubrí la cultura de los códigos descuento. Es algo que en España todavía no está muy extendido, pero que cada vez más gente conoce. Yo quiero presentaros MasCupon, mi página web preferida para buscar códigos descuento.

MasCupon

MasCupon es una web española de códigos descuento y ofertas para comprar online que lleva ya varios años funcionando. Cada vez que pienso en irme de viaje lo primero que hago, incluso antes de elegir destino, es visitarla, por si tienen algún chollo que me pueda gustar. Cuando mis amigos o familiares me preguntan cómo ahorro en mis viajes, siempre les cuento este truco.

Usar los códigos descuento es muy sencillo. Solo tienes que seleccionarlo, copiarlo y pegarlo en la tienda a la hora de realizar el pago en la tienda. Ni siquiera tienes que registrarte en MasCupon para poder disfrutar de los descuentos, aunque yo estoy registrada en su newsletter para no perderme ninguna ganga.

Pero lo mejor de esta web es que tienen su versión para distintos países, por lo que puedes disfrutar de descuentos en muchos países de los que visitas. Por ejemplo, cuando fui a México para conocer Chichén Itzá, entré en su página mexicana y pude disfrutar de descuentos en hoteles y restaurantes de México.

Cupones de MasCupon

Lo mismo me ocurrió cuando fui a Lisboa en noviembre. Hacía mucho tiempo que no viajábamos y mi marido me propuso escaparnos durante un fin de semana, pero como todos los destinos que tenemos marcados en nuestra “wishlist” están bastante lejos, decidimos quedarnos por Europa. Hasta ese momento solo había entrado en las páginas en castellano de MasCupon, pero vi que tenían web en Portugal y eché un vistazo. Bien, pues al final encontré un descuento para una cena con espectáculo de fado que nos encantó.

Además de todas estas webs de países, MasCupon ofrece una revista, que se llama MasMagazine donde podréis encontrar consejos para ahorrar, viajar, regalos… Así que también os la recomiendo. No dudéis en visitarla.

Con este post sobre cómo ahorro en mis viajes espero haberos ayudado a ahorrar un poco y poder viajar un poco más. Si tenéis otras formas de ahorrar en vuestros viajes también me encantaría que me lo contaseis en comentarios o a través de la sección de contacto. Si necesitáis ayuda con los códigos descuento escribidme y estaré encantada de ayudaros.