Verónica

Información sobre el autor

Nombre: Verónica Elizondo Díaz
Fecha de registro: octubre 28, 2016

Biografía

Me llamo Verónica, nací en Valencia, pero vivo en Nápoles. Siempre he sido una enamorada de la arqueología, pero al final me decanté por estudiar filología clásica. Me encanta viajar y en este blog intento unir estas dos pasiones: viajes por todo el mundo para conocer yacimientos arqueológicos muy interesantes.

Últimas entradas

  1. Borobudur: el monumento budista más grande del mundo — enero 6, 2018
  2. Machu Picchu: una de las 9 maravillas del mundo moderno — enero 4, 2018
  3. Brindisi: el final de la Via Apia — julio 2, 2017
  4. Sagunto: los inicios de Roma en la Península Ibérica — junio 6, 2017
  5. Visitar la Acrópolis, el lugar más famoso de Atenas — mayo 10, 2017

Listado de entradas del autor

Ene 06

Borobudur: el monumento budista más grande del mundo

¡Hola [email protected]! En el artículo anterior os hablé de mi primer viaje a América y hoy quiero hacerlo de mi primer viaje a Asia. Fui con mi pareja a Java y no podía pasar por alto visitar Borobudur, una de las principales muestras de arqueología busdista.

Borobudur se encuentra a menos de una hora de Yogyakarta, en la isla indonesia de Java, en la provincia de Java Central. Se encuentra bastante lejos de la capital Yakarta, a unas 10 horas en coche. Por eso, nosotros decidimos coger un vuelo nacional entre Yakarta y Yogyakarta, ya que no nos fiábamos mucho de las carreteras de Indonesia. Desde ahí el viaje es más sencillo, con poco más de una hora.

Entrada Borobudur

Existen autobuses y tours que se pueden contratar, aunque nosotros nos decidimos por un conductor particular para poder ver el amanecer en Borobudur, que es una experiencia increíble. Eso sí, la entrada para poder ver el amanecer allí es mucho más cara que la entrada para pasar el día en el templo, aunque merece la pena pagarlo.

Borobudur es el templo budista más grande del mundo y la atracción turística más visitada de Indonesia, por lo que no os asustéis si lo encontráis repleto de gente. Vale la pena cualquier aglomeración para disfrutar de este lugar mágico.

Borobudur es un santuario y lugar de peregrinaje budista. Una vez al año, durante la luna llena en mayo o junio, los budistas en Indonesia realizan una peregrinación hasta este lugar. Fue construido entre los años 750 y 850 por los soberanos de la dinastía Sailendra y abandonado en el siglo XIV.

Durante siglos, Borobudur estuvo cubierto por capas de polvo y vegetación, hasta que en 1814 el gobernador general Thomas Stamford Raffles oyó hablar de él y envió al ingeniero holandés H.C. Cornellius para que investigara el lugar. Desde 1991, Borobudur es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Vista de Borobudur

El templo de Borobudur está construido encima de una colina y está construido con 9 plataformas que se recorren de forma circular en el sentido de las agujas del reloj hasta llegar a la parte más alta. En la parte superior hay unas estructuras en forma de campana, estupa, bajo las que se sitúan estatuas de Buda, en concreto 540.

Está decorado con 2672 paneles de relieve que puestos en línea recta medirían más de 3 kilómetros y que cuentan la historia historia de Sudhana y Manohara.

Borobudur abre a las 6 de la mañana y cierra a las 6 de la tarde, por lo que os recomiendo estar allí temprano, ya que son las mejores horas para tener un poco de tranquilidad. Nosotros llegamos a las 5:30 y esperamos media hora hasta que abriesen las puertas, pero como premio obtuvimos alrededor de una hora con poca gente, ya que el goteo es constante y en las horas centrales la aglomeración es importante.

Atardecer Borobudur

Eso sí, si tenéis tiempo, os recomiendo pasar en Borobudur todo el día ya que el atardecer, cuando va cayendo el sol, también convierte a Borobudur en un lugar completamente mágico.

Espero haber podido transmitiros con este artículo la ilusión que me hizo este viaje y la magia que se vive en Borobudur.

Ene 04

Machu Picchu: una de las 9 maravillas del mundo moderno

Hoy quiero hablaros de mi primer viaje arqueológico al continente americano. Fue un viaje que preparé durante mucho tiempo, porque me hacía mucha ilusión conocer un lugar mágico sobre el que estuve leyendo muchos años. Ese lugar no es otro que la ciudad Inca de Machu Picchu en Perú. Espero poder transmitiros con este post un poco de la ilusión que yo viví al visitarlo.

La ciudadela Inca de Machu Picchu en Perú, comenzó a construirse hacia 1450, pero hay evidencias arqueológicas que indican que la agricultura se practicaba en la zona desde al menos el 760 a. C. Con lo cual, su importancia histórica queda clara. Además, su enclave privilegiado le otorga un escenario paisajístico increíble.

Machu Picchu

Machu Picchu está en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1983, como parte de todo un conjunto cultural y ecológico. El 7 de julio de 2007 también fue declarada como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno en una ceremonia realizada en Lisboa (Portugal). En los Premios Traveller’s Choice 2016 que entrega TripAdvisor ha sido nombrado el primero de los 25 lugares de interés más populares del mundo.

El Machu Picchu está situada en el promontorio rocoso que une las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu en la vertiente oriental de la cordillera Central, al sur del Perú y a 2490 metros de altitud. La población más cercana a las ruinas es Aguas Calientes, por lo que es un lugar ideal para pasar la noche y poder llegar a primera hora a la ciudadela.

Según documentos de mediados del siglo XVI, Machu Picchu habría sido una de las residencias de descanso de Pachacútec, noveno inca del Tahuantinsuyo. Sin embargo, algunas de sus mejores construcciones y el evidente carácter ceremonial de la principal vía de acceso a la llaqta dan cuenta de su origen anterior a Pachacutec y a su presumible utilización como santuario religioso.

Consejos para visitar Machu Picchu

-¿Cómo llegar?

Machu Picchu

Se puede llegar a Machu Pichu de diversas formas: tren, autobús, andando… Yo me decidí por el tren porque me parece la forma más sencilla y porque creo que los viajes en tren tienen algo especial que es capaz de ponerle un poco más de magia a este viaje si cabe. Eso sí, aunque es más cómodo que el autobús, también es más caro.

Yo utilicé PeruRail para ir desde Cuzco, la ciudad grande más cercana, hasta Aguas Calientes. Posteriormente, una vez en Aguas Calientes con un autobús que sale a las 5:30 de la mañana llegué hasta las puertas de Machu Picchu. Puedes realizar este trayecto andando, pero yo prefería reservar mis energías para no perderme ni un rincón de la ciudadela.

-Otros consejos

Machu Picchu

Una vez que llegas a la ciudadela, es un lugar casi virgen, por lo que no te encontrarás con ningún puesto de comida o bebida. Te recomiendo que lleves agua y alguna barrita energética o snack para poder pasar el día. No se puede entrar comida, pero con los pequeños snacks suelen hacer excepciones.

Reserva la entrada con antelación para evitar colas y posibles imprevistos de última hora. Existe una página web que te permite hacerlo y pagarlo cómodamente desde casa. Te recomiendo que la uses, yo lo hice así y mi experiencia fue genial.

No te olvides de llevar un chubasquero, el tiempo en esa zona es muy imprevisible y no sería raro que a pesar de hacer sol de repente se nuble y te pille una pequeña tormenta.

Como última recomendación, si te gusta hacer fotos, te recomiendo que lleves un trípode ya que podrás conseguir fotos maravillosas con efectos muy chulos. Yo no lo llevé y es una de las cosas de las que más me he arrepentido.

Espero que este artículo te haya inspirado para visitar Machu Picchu y si ya has ido me gustaría escuchar tu experiencia en los comentarios.

Jul 02

Brindisi: el final de la Via Apia

Para comenzar con el blog quiero hablaros de Brindisi, la ciudad en la que conocí a mi marido. Me trae muchos recuerdos y en honor a este viaje he llamado Archeo Salento a este blog, ya que Brindisi está situada en la región italiana de Salento. ¿Queréis conocerla conmigo?

Brindisi era una ciudad muy importante para los romanos, ya que marcaba el final de la Via Apia, una de las principales calzadas romanas que unía Roma con Brindisi y era la principal ruta de comercio de Roma con Europa oriental y Oriente. Este comercio y su posición estratégica llevó a que fuera conocida como la Puerta de Oriente.

Columna romana Brindisi

Brindisi fue fundada en el siglo VIII a.C. por la civilización Mesápica y desde entonces, debido a su importante enclave, ha pasado por las manos de los griegos, romanos, godos e incluso perteneció a la corona de Aragón.

Brindisi es una ciudad muy acogedora y que puedes recorrer fácilmente en un día, por lo que puedes aprovechar para conocer otras ciudades de la zona que también tienen una gran importancia arqueológica como Lecce, Cavallino o Vaste.

Museo arqueológico

Yo te recomiendo que llegues hasta el aeropuerto de Brindisi, ya que es una de las ciudades más grandes y mejor comunicadas de la zona. Allí puedes alquilar un coche y disfrutar de una ruta que te lleve a Lecce, Cavallino, Vaste y Ugento. Si dispones de mucho tiempo puedes ir hacia el norte por la costa del Mar Jónico y llegar a Taranto.

El símbolo por excelencia de la ciudad es la columna romana que se erige en la Via Colonne, impresionante frente al mar. Esta columna marcaba el final de la famosa Via Apia. Históricamente eran dos columnas gemelas, pero la columna que falta se derrumbó en el siglo XVI y después de un siglo se donó a la ciudad de Lecce para erigir un monumento al Santo Oronzo. Lecce es otra de las ciudades de la zona que te recomiendo visitar.

La columna romana no es lo único que conserva Brindisi de su época romana, normalmente con cada nueva excavación se encuentran nuevos vestigios de la presencia del Imperio romano en esa zona.

Museo Ribezzo

Uno de mis lugares favoritos de esta ciudad es el Museo archeologico provinciale “Francesco Ribezzo”, que se encuentra en la Plaza del Duomo. El museo lleva el nombre de un famoso arqueólogo y lingüista. Cuenta con numerosas y grandes salas en las que preserva los Vasos Áticos de considerable interés y los famosos bronces de Punta del Serrone.

La primera sede del Museo a mediados del siglo XIX fue la iglesia de San Juan en el Sepulcro por iniciativa de Giovanni Tarantini. Pronto se hizo insuficiente y se decidió acondicionar los espacios dejados por el antiguo hospital adyacente a la catedral para reasignarlos y albergar el museo.

Durante las obras, se hicieron descubrimientos interesantes en el subterráneo. El nuevo museo se abrió al público en 1958 y acogió, además de la colección anterior, numerosas antigüedades que surgieron en el curso de los trabajos de construcción en el antiguo hospital. En 1992 se enriqueció con los hallazgos submarinos de Punta del Serrone, que consta de hermosas estatuas en fragmentos de bronce.

Vaso Ático de Brindisi

Como no todo va a ser arqueología e historia, si viajáis a esta zona no podéis dejar de probar su pescado, además de los quesos locales: la ricotta, el cacioricotta, y el pecorino. Y como manda la tradición, variados tipos de pan: focacce, frise y taralli.

Os recomiendo mucho la zona de Salento como alternativa a la archiconocida y masificada Toscana. Además de interesantes vestigios arqueológicos de la época romana, encontraréis pueblos muy acogedores y pintorescos.

¿Conocéis esta zona? ¿Tenéis pensado visitarla? Espero vuestros comentarios.

 

Jun 06

Sagunto: los inicios de Roma en la Península Ibérica

Ya que en mi primer post os hablé de un lugar muy especial para mí, hoy quiere presentaros otro que se encuentra muy cerca de mi lugar de origen. Creo que fue visitando Sagunto cuando iba al colegio, cuando realmente me convencí de que la arqueología era mi verdadera vocación. A todos mis compañeros les horrorizaban aquellas visitas, mientras que a mí me encantaban.

Hoy os voy a hablar de Sagunto y su glorioso pasado romano, que por desgracia ha sido maltratado por las autoridades en ocasiones y nos han privado de un gran legado. Saguntum, anteriormente conocido como Arse, fue uno de los primeros puntos de contacto de la Península Ibérica con Roma. ¡Vamos a descubrirlo!

¿Cómo llegar a Sagunto?

Castilllo Sagunto

La ciudad de Sagunto se encuentra 20 kilómetros al norte de Valencia. La forma más fácil de llegar hasta allí es en avión, barco o tren hasta Valencia. Una vez que estés en la capital del Turia puedes alquilar un coche, el camino hasta Sagunto es una autovía en muy buen estado.

Otra alternativa es el tren de cercanías de la Estación del Norte de Valencia.

Historia de Sagunto

Calzada romana

El origen de Sagunto lo encontramos población ibera de Arse. Esta población en el año 219 a.C. fue destruida por las tropas del general Aníbal tras ocho meses de asedio feroz. Sin embargo, Roma reacción y en el año 214 a.C. conquistó la ciudad con las tropas de Cneo y Publio Escipión. Comenzando así una nueva época de prosperidad para Saguntum.

Sagunto recibió el nombramiento de “Municipium” y se comenzaron a construir el teatro, el foro, templos y otros edificios importantes. Durante más de cinco siglos Saguntum fue un ejemplo de romanización y fue de las últimas ciudades en caer tras el declive del Imperio Romano en el siglo V.

¿Qué ver en Sagunto? Yacimientos y restos arqueológicos

Teatro romano de Sagunto

El principal reclamo es el teatro romano. Se edificó en el siglo I d.C., en época del emperador Tiberio, aprovechando la pendiente del terreno. Tenía capacidad para unas 4.000 personas. En 1988 tuvo lugar una polémica remodelación que nos ha privado de poder contemplar todo el esplendor de este teatro, pero aun así sigue conservando el peso de una historia de veinte siglos a sus espaldas.

En el Carrer dels Horts de Sagunto podemos contemplar el único vestigio que queda del antiguo circo romano. Tenía capacidad para 15.000 – 20.000 espectadores y su construcción se realizó a mediados del siglo II d.C. Lo único que queda en pie es un conjunto de sillares de piedra caliza que corresponden a la puerta meridional, por donde se accedería a la tribuna principal.

El foro se encontraba en lo que hoy en día es la plaza mayor de la ciudad vieja. Podemos apreciar algunos restos integrados en las edificaciones de esta plaza, aunque tampoco se conserva mucho del foro.

En el patio de armas del castillo se encontraba otro foro monumental, del que hoy en día podemos ver muchos más restos. Entre ellos destaca una cisterna, de la que se conserva la estructura abovedada o los contrafuertes de un antiguo templo.

En la ciudad romana también había un puente, que formaba parte de la Via Augusta, del mismo solo se conservan dos bases en el actual lecho del río Palancia.

Pero esto no es todo lo que tienes que ver en Sagunto, su museo histórico en el que puedes observar piezas de las épocas íbera y romana. También se habla de un posible yacimiento bajo el agua en el Grau Vell con más de 30 barcos romanos.

Cisterna Sagunto

Sin duda visitar Sagunto vale la pena si te gusta la cultura romana y quieres conocer un poco más sobre la historia de la Península Ibérica y lo que fueron las grandes ciudades romanas.

Espero poder animaros con este artículo a visitar Sagunto, y si ya lo conocéis espero vuestros consejos y comentarios. ¡Hasta el próximo post!

May 10

Visitar la Acrópolis, el lugar más famoso de Atenas

Si hay un sitio imprescindible que personifica la antigua Grecia es la Acrópolis. Esta colina rocosa está coronada por el templo del Partenón dedicado a Atenea, diosa de la sabiduría y la guerra que plantó el primer olivo en este mismo lugar para fundar la ciudad de Atenas.

En una visita con mis padres a finales de febrero, experimentamos el clima cálido y soleado, lo que lo convierte en un momento ideal para visitar la Acrópolis antes de que el calor abrasador y las multitudes de verano abarroten Atenas.

Partenón

Había visitado la Acrópolis en un viaje anterior a Atenas para una conferencia de trabajo, pero no había podido verla en detalle. El sábado por la tarde caminé hacia arriba como lo había hecho antes, con la esperanza de fotografiar los templos antiguos en el resplandor dorado del sol de la tarde, pero quedé decepcionado al encontrar que el sitio cierra temprano a las 3 pm en invierno.

Sin temor, volvimos al día siguiente y trepamos por el sendero empinado serpenteando hasta la cima, las personas de edad un poco avanzada tienen que ir con bastante cautela ya que la roca está desgastada y resbaladiza en algunos lugares. Aunque el sitio es más plano en la parte superior hay muchos lugares donde el suelo es muy rocoso y desigual.

Pasando a través de la entrada de los Propileos, en la parte superior de los escalones teníamos nuestra primera vista del Partenón, el templo icónico dedicado a la diosa Atenea, a quien la ciudad de Atenas fue nombrada. Dentro del templo se erguía originalmente una estatua de oro y marfil de 12 metros de altura de Atenea, aunque se perdió en la época bizantina y sólo quedan copias.

Vistas de Atenas

Alrededor de la parte superior del templo hay un friso de todos los dioses que ahora está en el Museo de la Acrópolis, ya que la mayoría de las tallas de piedra original han sido reemplazadas con copias.

Un aspecto sorprendente del Partenón en aquella época era que gran parte de él se asemejaba a una obra, dominado por andamios y grúas, con una restauración en marcha. El templo parecía haber sido desmantelado en parte, con bloques de piedra y partes de columnas antiguas apiladas listas para ser izada. En otra zona cerca de la entrada, algunas de las piedras talladas que reemplazarán al friso podrían verse de cerca, apiladas como si estuvieran en un patio de madera.

Una vez que habíamos caminado alrededor de la parte delantera del Partenón, encontramos una vista libre del templo. En el punto más lejano de la roca, un área elevada proporcionó muchas oportunidades de selfie así como una vista de Atenas, extendiéndose sin fin hacia las montañas. Mientras mis padres se sentaron un rato en la sombra, fui a explorar el otro monumento principal, el Erechtheion que se encuentra en el lado norte de la roca de la Acrópolis.

Este templo fue construido en el lugar sagrado donde se dice que la diosa Atenea plantó el olivo, símbolo de Atenas que trae paz y prosperidad. El templo es más conocido por las cariátides, la hilera de doncellas con túnicas que sostienen el techo. Los que están aquí son copias, ya que los originales están en el Museo de la Acrópolis y una en el Museo Británico.

Cosas que tienes que saber para visitar la Acrópolis

Acrópolis

  • Alrededor del sitio hay letreros de información que te informan sobre cada templo. Si visitas la Acrópolis de forma independiente, puedes contratar a un guía registrado en la entrada si lo deseas.
  • No se puede entrar en ninguno de los edificios antiguos por lo que los más cercano que tendrás para hacer fotos son las escaleras.
  • Hay aseos en la parte superior de la roca de la Acrópolis, pero en ninguna parte podrás comprar bebidas o refrescos, por lo que debe por lo menos lleva un poco de agua.
  • La entrada es de 12 € por adulto, 6 € para los billetes reducidos (mayores de 65 años) y esto da la entrada a otros sitios durante 7 días.
  • En invierno (noviembre-marzo) el sitio abre 8.30-3pm y en verano 8 am-7pm. Estuvimos allí a finales de febrero cuando no estaba demasiado lleno, pero en verano me imagino que las multitudes son enormes, así que puede que quieras visitar temprano o más tarde en el día cuando los grupos de excursión se han ido a casa.

Espero que os haya gustado mi crónica de la Acrópolis, aunque es un lugar muy conocido al que muchos de vosotros seguro que ya habréis ido.

Entradas más antiguas «